Bañar a mi cobaya

Nuestra cobaya se ha ensuciado en exceso y no podemos limpiarle el pelaje con un paño húmedo como sería aconsejable. En tal caso y si no queda más remedio, procederemos a darle un baño.

Las cobayas, y los roedores en general, son muy sensibles a corrientes y resfriados, por lo tanto, no debemos mojarlas salvo que no quede opción. Para evitar problemas de salud a nuestras pequeñas, debemos procurar mantenerlas aisladas del frío y de estas corrientes.

El baño ha de ser dado siguiendo este proceso:

Cobi bañandose- Elegiremos un lugar sin corrientes, cerrado, por ejemplo, si decidimos bañarlas en el cuarto de baño, ha de estar cerrado en todo momento, desde que comienza el baño hasta que estén secos.

- No les gusta el agua, así que no los sumergiremos en ningún momento, usaremos un pequeño balde con la cantidad de agua tibia suficiente como para que les cubra hasta la mitad del cuerpo. Tampoco les daremos directamente con el chorro de agua, los mojaremos suavemente con el agua del balde.

Cobi bañandose- Emplearemos un champú neutro, nunca uno de perro ya que suelen tener antiparasitarios y ser muy agresivos para ellas. Frotaremos con cuidado todo su cuerpo, si mojar en ningún momento ojos ni orejas.

- Después de enjuagarlas las secaremos bien con una toalla todo lo que podamos, no podrán salir de la estancia hasta estar completamente secas. Se puede emplear un secador siempre y cuando no sea de aire caliente, aunque por lo general no les gusta.

Una vez nuestra cobaya está limpia y seca podremos devolverla a su jaula, cuidando de no exponerla a factores ambientales tales como el frío, humedad o corrientes.

 

Leila González Izquierdo.

 

Ver más Artículos.

 
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons

Diseño: Leila González Izquierdo