La diabetes en el hamster

La diabetes tipo I es una enfermedad producida por la falta de insulina producida por el páncreas. La insulina es una hormona que controla el paso de la glucosa de la sangre a las células, que necesitan de su energía para funcionar. Una cantidad insuficiente de insulina provoca que la glucosa se quede en la sangre, por lo que debe eliminarse a través de la orina. Esto significa una importante pérdida de líquidos y, por tanto, sensación de sed para evitar la deshidratación. También existe la diabetes de tipo II, que aparece cuando el cuerpo no responde a la insulina secretada por el páncreas. En el caso de los hámsteres, la diabetes suele ser de tipo II.

Es común en los hámsteres enanos, más entre los rusos y chinos. En hámsteres dorados y en jerbos suele aparecer con la edad. Una rápida y correcta detección de la diabetes ayudará a mejorar la calidad de vida de nuestras mascotas. Siendo prudentes y cuidadosos, podrán llevar una vida completamente normal.

¿Es mi hámster diabético?

Los síntomas más frecuentes y fáciles de advertir son dos: aumento considerable en el consumo de agua y en la cantidad de orina. Esto es, su botellín de agua disminuirá considerablemente cada día y habrá que limpiar la jaula con mucha frecuencia. Además, la orina pasará a ser muy dulzona, atrayendo insectos domésticos como la drosophila (mosca de la fruta).

Otros síntomas derivados de la diabetes son pérdida de peso y, con el tiempo, aparición de cataratas. También se hacen más vulnerables a las infecciones de orina, lo que facilita el crecimiento de bacterias y puede llegar a ocasionar cistitis. En casos más graves pueden aparecer temblores e incluso estados comatosos.

Para asegurar el diagnóstico de la diabetes, tan sólo hace falta adquirir tiras reactivas para cuerpos cetónicos y glucosa. Éstas, se deben poner en contacto con la orina del hámster durante el tiempo indicado en el envase. Su color nos dirá la concentración de las sustancias.

Mi hámster es diabético ¿qué puedo hacer?

Aunque en principio parezca una enfermedad grave, acostumbrándonos a seguir una rutina no supondrá ningún problema.

Debido a que el organismo no puede absorber toda la glucosa ingerida, el control de la diabetes empezará por el control de la alimentación:

- La comida no puede contener ningún tipo de azúcar añadida, tipo dextrosa, melaza, caña de azúcar, sirope de maíz, fructosa, etc. Debemos buscar una mezcla que no contenga pipas de girasol ni maíz (o que contenga la menor cantidad posible)

- Habrá que eliminar todas o casi todas las aportaciones de azúcar. Esto incluye frutas, maíz, guisantes, galletas, pan, frutos secos, etc.

- Evitar sobre todo, las “golosinas para hámster”, suelen contener mucha azúcar para hacerlos atractivos, aunque en el envase aparezca con pocas calorías.

Para que la alimentación sea sana y completa hay que añadir a la usual mezcla de semillas complementos como avena, cebada e incluso lentejas. Además de vegetales frescos tales como brócoli, judías verdes, espinacas, endivias, coliflor etc. Por otra parte, será necesario incrementar la cantidad de proteínas en la dieta. Usualmente se recomienda jamón, salchichas o croquetas de perro pero como estamos restringiendo la cantidad de grasa en la comida, es preferible darles huevo cocido (o revuelto). Es muy importante entender que todos estos complementos han de ser introducidos en la dieta del hámster con prudencia y poco a poco, ya que cada uno puede reaccionar de distinta forma. A tratarse de alimentos frescos, se deben administrar en pequeñas cantidades para evitar diarreas o que escondan la comida y se les pudra en la jaula.

Un posible complemento más a añadir es un suero de rehidratación, como pedialyte, sueroral casen o similar, indicado en casos de posible deshidratación.

Si hemos hecho los tests a nuestro hámster, podemos elegir una de estas tres variedades de dieta.

- Cuerpos cetónicos y glucosa altos: Usaremos una disolución de suero y agua al 50% para darle de beber. La dieta ha de ser rica en proteínas y fibra y baja en grasas.

- Cuerpos cetónicos altos y glucosa baja o nula: Igual que en el caso anterior, suero y agua al 50% y dieta rica en proteínas y fibra y baja en grasas.

- Cuerpos cetónicos nulos y glucosa alta: Agua sin aditivos, azúcar absolutamente prohibida y dieta rica en proteínas y fibra y baja en grasas.

¿Tengo que llevar a mi hámster al veterinario?

Como norma general, ante cualquier problema grave hay que consultar con un veterinario. Sin embargo, la incapacidad de controlar la diabetes mediante insulina artificial como en los humanos hará que los veterinarios no recomienden un tratamiento más que la dieta y los complementos. Si tenemos confianza con nuestro veterinario, puede darnos muy buenos consejos al respecto, así como llevar un control de los niveles de azúcar y cuerpos cetónicos.
Existen tratamientos experimentales con la insulina oral que se emplea en humanos para los casos de diabetes de tipo 2. Debido al pequeño tamaño de los hámsteres, una dosificación errónea puede producirles la muerte, por tanto, no se suele recetar.

Conclusión

Un hámster diabético puede ser un hámster completamente normal, sólo depende de nuestros cuidados y nuestra prudencia.

Fuentes consultadas:
www.petwebsite.com
www.hamsterific.com

 

Leila González Izquierdo.

 

Ver más Artículos

 
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons

Diseño: Leila González Izquierdo