Reproducción

Criar hámsteres, como criar cualquier otro animal, no es un juego y debemos de hacerlo de una forma responsable, ya que estamos tratando con seres vivos.

Antes de criar

Antes de criar hay que resolver una serie de cuestiones:

Crías de ruso- Si tenemos experiencia con el cuidado de un hámster, la llegada de crías supone un trabajo extra, lo que se traduce en más tiempo y más gastos ¿Estamos capacitados para ello?

- Un hámster con una tara genética (diabetes, "cabezas de doguillo" u hocico achatado, deformaciones en las patas…) NUNCA debe criar ¿Está mi hámster libre de problemas genéticos?

- Si se cruzan hermanos hay una alta posibilidad de que las crías nazcan con malformaciones o incluso mueran ¿Estamos seguros de que los progenitores no son parientes de primera línea?

- Los hámsteres pueden tener camadas de hasta 15 cachorros en los casos más prolíferos. Una vez destetados, los hámsteres han de vivir uno por jaula (excepto los de raza roborowski que pueden vivir en grupos, pero nunca más de un macho por jaula) ¿Qué voy a hacer con las crías? ¿Si no les encuentro casa puedo hacerme cargo de todas? ¿Tengo jaulas suficientes?

Una vez hayamos respondido a todas estas preguntas de forma satisfactoria, podemos llevar a cabo una cría responsable.

Los progenitores

Lo primero que debemos hacer es encontrar los progenitores adecuados.

Una parte importante es saber distinguir un macho de una hembra.

Hay tres maneras de diferenciar el sexo en hámsteres:

- La primera es por la forma del cuerpo:
• Las hembras tienen el cuerpo redondeado
• Los machos tienen el cuerpo alargado y el culo en pico

- La segunda es por la posición de los orificios de salida del recto y de la vagina/conducto urinario o pene/conducto urinario:
• Las hembras tienen el orificio de salida del recto y orificio de la vagina/conducto urinario juntos
• Los machos tienen el orificio de salida del recto y orificio del pene/conducto urinario separados

- La tercera, sólo los machos de hámsteres presentan tres glándulas bien definidas:
• Dos de ellas se encuentran colocadas al final de la espalda, de forma simétrica con respecto a la columna, una a cada lado. Tienen la apariencia de un lunar.
• La tercera glándula está situada a la altura del ombligo. De ella veremos el pelo manchado de un color amarillento (por la secreción que produce). Es más fácil de ver en hámsteres enanos que en sirios. Si la tiene seguro que es un macho, pero si no la tiene puede ser un macho o una hembra.

En el apartado de cada especie podrás encontrar información y fotos para diferenciarlos.

Una vez hayamos escogido unos progenitores sanos, libres de taras genéticas y de una edad comprendida entre los 6 y los 18 meses procederemos al ritual de apareamiento.

El apareamiento

Para que la cópula se pueda llevar a cabo sin percances debemos tener presentes dos acciones básicas:

- Se deben juntar siempre en la jaula del macho o en un sitio neutro en el que el macho haya pasado al menos una hora. NUNCA se deben juntar en la jaula de la hembra.

- La hembra ha de estar en celo para poderla juntar con el macho, si no podría atacarle y herirle. Las hembras de hámster tienen un celo cada 4 ó 6 días. Normalmente, cuando están en celo, segregan una mucosidad blanquecina por la vagina. También podemos comprobarlo si cuando le acariciamos el lomo se paraliza y levanta la cola (esto es un signo inequívoco de que está dispuesta a copular)

Cuando metamos a la hembra en la jaula del macho estaremos todo el tiempo controlándolos para intervenir en caso de disputa.

Por lo general el macho persigue a la hembra un poco antes de que ella se deje montar.

Las cópulas son rápidas pero múltiples. El hecho de que ambos se limpien los genitales después de copular significa que el éxito está asegurado.

La gestación y el parto

En cuanto la hembra quede en estado, debemos aumentar en su dieta la ingesta de proteína animal. Esta debe pasar a ser diaria y en cantidades abundantes hasta que las crías estén completamente destetadas. Será básico para garantizar la salud de la madre y evitar episodios de canibalismo.

Este aporte podemos hacerlo con croquetas de perro/gato/hurón, yogurt (natural sin azúcar), queso (fresco, tipo burgos, sin sal), comida de peces, comida de tortugas, insectos (como gusanos de la harina, que se le has de proporcionar vivos, nunca muertos, y necesitan de un cuidado adicional, retirando los muertos de los espacios donde los cuidamos / criamos, además hemos de asegurarnos que se comen los que le ofrezcamos en el momento), carne magra (hervida sin sal), yema de huevo hervida (sin sal) o trocitos de salchichas (al poder ser sin sal). Los alimentos perecederos han de retirarse a las pocas horas si no se los ha comido (así evitamos que se estropeen en la jaula)

embarazoUn signo inequívoco de que está gestante es que, conforme van pasando los días, va engordando, se le marcan las mamas, se afana en la construcción de un nido y se obsesiona por guardar comida.

Siempre ha de tener comida, agua y material de nido en abundancia y a plena disposición.

A los 16 ó 18 días tras la cópula, tendrá lugar el parto.

Debemos llevar bien la cuenta, porque dos días antes de que de a luz debemos hacer el ÚLTIMO CAMBIO DE JAULA hasta que las crías tengan 20 días de vida. Esta vez proporcionaremos un extra en el material de nido y en el sustrato.

Como material de nido usaremos:
- papel higiénico, papel de cocina o clinex (sin olores ni colores, ya que podrían resultar tóxicos)
- paja
- heno
- virutas de madera (que no sean ni de pino ni de cedro, que despenden fenoles tóxicos para los hámsteres y que tampoco contenga mucho polvo ya que podría dañar las vías respiratorias)
NUNCA se han de usar materiales fibrosos (como el algodón o el pelo de cabra) para el nido ya que podría producir amputaciones o muerte por asfixia (en hámsteres de cualquier edad)
Como sustrato podremos usar virutas de madera (con la misma condición que la anterior) o maíz prensado. Se descartan sustratos como la arena (por su poca absorbencia, recordemos que la jaula va a pasarse 20 días sin limpiar), tierra de castaño (por su facilidad a captar humedad) o pellets (por lo incómodo que les resulta a los hámsteres caminar sobre ellos)

PartoEl parto suele ser nocturno. Es muy importante no molestar a la madre, no hacer ruido en la habitación y no encender la luz. Esto debe ser una constante a lo largo de este proceso, ya que los primeros 10 días son cruciales para el correcto desarrollo de los pequeños.

Es recomendable NO TOCAR A LAS CRÍAS hasta los 20 días de vida. El hecho de manipular la jaula, tocar una sola de las crías o el nido puede suponer la muerte de toda la camada a manos de la madre. Si una cría se ha caído del nido y la madre no se percata, podemos acercársela con una cuchara o poniéndonos un guante de látex que rebozaremos un poco en el sustrato antes de tocar a la cría. Este mismo método lo usaremos si fallece alguno de los cachorros, que ha de ser retirado de inmediato.

A partir de aquí, dejaremos lo más tranquila a la madre y disfrutaremos viendo crecer a sus crías, haz click aquí si quieres ver un artículo con fotos del día a día del desarrollo.

El destete

Crias mamando• Se pueden realizar destetes a partir del día 18. El hámster aún tendría que seguir mamando unos días más, pero como es capaz de comer alimentos sólidos su vida no correría peligro. Es un destete prematuro y no es recomendable hacerlo salvo que la situación lo exija (otra camada nacida de la misma madre, madre enferma o cansada, peleas entre las crías...), ya que las consecuencias son hámsteres más débiles ante enfermedades, menos maduros mentalmente (llegando a no ser capaces de resolver ciertas situaciones) y asustadizos (lo que repercute directamente en su sociabilidad)

• Sobre el día 25 se pueden destetar a las crías de una forma segura.
La madre prácticamente no les da ya de mamar.
Salvo que no podamos quedárnoslas más tiempo o que hay algún problema (como los citados anteriormente), sería mejor dejarlas unos días más con la madre. A partir de este momento, cuántos más días pasen con la madre, aprenderán más sobre como hacer las cosas estarán Crías comiendomás seguros de si mismos y conseguiremos hámsteres más sociables.

• Sobre el día 38 habría que realizar el destete final.

Tendremos que separar machos de hembras para evitar nuevas gestaciones.
En el caso de los roborowskis, se podrían mantener a todas las hembras en una jaula pero los machos tendrían que estar uno por jaula.
El resto de las especies de hámsteres tienen que estar, necesariamente, uno por jaula (da igual si son machos o hembras)

¿Qué hacer si un hámster queda huérfano o es rechazado?

Si la madre ha rechazado a la camada o a un hámster es mejor separarlos para que haya una posibilidad de que sobrevivan, ya que podrían morir por desatención o porque la madre los mate.

Es muy difícil que sobrevivan antes de los 15 días sin su progenitora pero nada es imposible en este mundo...

Para poder afrontar este gran reto debemos tener en cuenta que los hamstercillos han de comer cada dos horas. Debemos hacer una papilla con:
1 yema de huevo
250 cl. de leche sin lactosa (también puede ser valida la leche para gatitos bebes)
150 cl. de crema de leche / nata (sin azúcar y líquida)
1 cucharadita de miel o fructosa
También puede agregársele un machacado o puré de semillas.

Crías jugandoHay que dársela con una jeringuita de insulina (que como no van a presión se la podremos suministrar de forma continua, por supuesto sin aguja)

Después de cada toma, con un trapito húmedo (NO mojado), hay que frotarles la tripita en sentido descendente (de la barriga hasta el ano) para favorecer la digestión (es lo que hace su madre cuando los asea). Hay que tener en cuenta que son muy pequeños, por lo que la presión que realicemos debe ser muy poca. Si no realizamos esta acción los hámsteres no serán capaces de defecar, lo que supondría la muerte.

A partir del día 6, además de la papilla, se le ha de empezar a suministrar alimentos sólidos, como arroz, cebada, avena, maíz y trigo, para que desgasten los dientes que han empezado a crecer antes de nacer.

A partir del día 14, además de la papilla y los cereales, comenzaremos a introducir en su dieta pienso de perros, huevo hervido (sin sal), queso fresco (tipo burgos sin sal), carne magra hervida (sin sal), manzana (no ácida) y plátano. Los alimentos frescos deben ser retirados a las pocas horas de ser servidos y siempre han de estar del tiempo, nunca de la nevera ni calientes.

Crías jugandoCuando alcancen los 22 días comenzaremos a introducir el resto de verduras y frutas recomendadas de forma progresiva y en pequeñas cantidades.

Al alimentar a las crías debemos adecuar la dosis a su tamaño.

Tan importante como el alimento es el calor. Al ser tan pequeños y no tener pelo, no dan mantenido su temperatura corporal. Lo mejor es comprar una manta térmica para reptiles y colocarla debajo del nido.

Es un trabajo muy duro y lo más probable es que no todas las crías salgan adelante, pero merece la pena intentarlo.

NUNCA debemos intentar criar un hámster a mano por satisfacción personal.

 

 
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons

Diseño: Leila González Izquierdo